GUATEMALA
PROYECTO DE SOLUCIONES INNOVADORAS
PARA CADENAS DE VALOR AGRÍCOLA

Inversión Público Privada para la Generación de Prosperidad y Oportunidades en el Altiplano Occidental de Guatemala

Boletín No. 37

Inversión Público Privada para la Generación de Prosperidad y Oportunidades en el Altiplano Occidental de Guatemala – Boletín No. 37

Inversión Público Privada para la Generación de Prosperidad y Oportunidades en el Altiplano Occidental de Guatemala – Boletín No. 37 2000 1333 PROINNOVA

L

a expansión de la inversión del sector privado a lugares, muchas veces remotos pero con alto potencial económico, comercial y agrícola, no solo genera rentabilidad para la empresa, sino que también genera prosperidad en las comunidades.

Resultado de ello, en Guatemala se inaugura el primer Centro de Agricultura Moderna para la Prosperidad y Oportunidades – CAMPO, en Chiantla, Huehuetenango. Este Centro está enfocado en el desarrollo humano integral de los productores de pequeña escala y sus familias, a través del aumento de sus ingresos agrícolas. Con el enfoque de “aprender haciendo”, las personas pueden experimentar y conocer de primera mano la ruta hacia la prosperidad. Esta innovación positiva se basa en un aprendizaje integral que mezcla la teoría, experiencia, interacción, observación y práctica; estimulando los sentidos de los productores, empoderándolos y motivándolos a buscar un futuro sostenible en la agricultura.

Asimismo, CAMPO viene a proveer de numerosos modelos económicos, comerciales y agrícolas replicables, los cuales potenciarán las oportunidades de desarrollo en el área.


La Ruta a la Prosperidad de Jorge Xivir a través de CAMPO Chiantla

CAMPO Chiantla es el primer Centro de Agricultura Moderna para la Prosperidad y Oportunidades en Guatemala, el cual está enfocado en el desarrollo humano integral de los productores de pequeña escala y su familia. A través de la Agricultura Moderna, pretende aumentar los ingresos y mejorar la calidad de vida de los agricultores; con el fin de reestablecer y fortalecer los lazos culturales, familiares y sociales en sus comunidades, para que no busquen la ruta para migrar, si no la ruta a la prosperidad.

CAMPO Chiantla llega a promover un nuevo mundo de oportunidades locales para jóvenes y adultos como Jorge Xivir. Jorge es un productor de tomate de 30 años de edad, proveniente de Zunil, Quetzaltenango, quien tiene más de 5 años de experiencia en la agricultura. Así como muchos agricultores del Altiplano Occidental de Guatemala, Jorge tiene muchos sueños y metas, las cuales afirma poder alcanzar a través de la agricultura.

“Uno de mis más grandes sueños es mejorar mi parcela, quiero incluir más tecnología para poder ofrecer un producto más saludable y de mejor calidad al consumidor final. Con esto voy a lograr que mi familia y mi comunidad tengan un mejor futuro. Yo había visto que en otros países habían Centros de Agricultura con mucha tecnología y siempre me pregunté que en Guatemala cuando iríamos a tener algo así. Ahora, finalmente lo tenemos con CAMPO.”

La necesidad de asistencia técnica, acceso a tecnología, acceso a mercados y la mejora de la nutrición, impulsaron al proyecto a la construcción de CAMPO Chiantla para transformar vidas en el Altiplano Occidental. Este Centro complementa las costumbres comunitarias con innovación, para generar un desarrollo sostenible. Siendo la agricultura la mayor fuente de trabajo en el área, se promueven tecnologías agrícolas de primer mundo, accesibles a productores de pequeña escala.

“La Agricultura Moderna se volvió mi pasión. Para mi ya no es un trabajo, es algo que me gusta hacer y me identifica. Quiero conocer y capacitarme más para aumentar mi producción y tener más ingresos. Yo soy el presente de Guatemala y por eso me esfuerzo para que las siguientes generaciones tengan un mejor futuro.”

Las experiencias y motivación de productores como Jorge, permiten hacer realidad el propósito de CAMPO Chiantla. Un lugar para toda la familia, con un enfoque de “aprender haciendo” que, al igual que en un Centro de Diversiones, las personas pueden experimentar y conocer de primera mano la ruta hacia la prosperidad. Esta innovación positiva se basa en un aprendizaje integral que mezcla la teoría, experiencia, interacción, observación y práctica; estimulando los sentidos de los productores, empoderándolos y motivándolos a buscar un futuro sostenible en la agricultura.

“Lo que uno necesita como productor, es esa primer guía que nos motive y nos ayuden a resolver los retos a los que nos enfrentamos en el campo. Cuando uno inicia en la agricultura, no sabe casi nada. Solo sabemos lo que nos han enseñado en la familia o comunidad. Cuando uno se capacita, conoce las tecnologías y comprueba que sí funcionan, eso nos lleva a querer y buscar más.”

“PRO-INNOVA nos ha ayudado mucho y creo que ahora con CAMPO vamos a poder aprender mucho más. Con tan solo ver parcelas de calidad, uno empieza a aspirar a eso y nos motivamos a querer alcanzarlo. Yo sí creo que este Centro va a motivar a más gente para que también quieran mejorar su producción y unirse a la tecnología, esta es la clave del progreso”.

A finales del año 2022, CAMPO Chiantla beneficiará a más de 36,500 productores y sus familias, brindando soluciones innovadoras que permitan su desarrollo sostenible. Dichas intervenciones generarán un aproximado de USD30,000,000 en ventas de productos agrícolas de las comunidades rurales; y generarán un estimado de 20 mil empleos de tiempo completo locales.


¿Por qué es importante la inversión del sector privado para lograr el desarrollo?

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS nacieron en el año 20151, los mismos están enfocados especialmente en la reducción de la pobreza, seguridad alimentaria, salud humana, educación, mitigación del cambio climático, entre otros. Los mismos deben ser alcanzados para el 2030.

A nueve años para alcanzar dichos objetivos, según el Informe sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2020, se ha tenido muy poco avance y, los obtenidos por los gobiernos alrededor del mundo, se vieron afectados debido a la pandemia. (Para ver las gráficas y avances se encuentran a través del siguiente link: https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/progress-report/). Esto, mantiene en constante preocupación a las Naciones Unidas, a diferentes organizaciones internacionales y a los gobiernos alrededor del mundo. 

La UNCTAD estima que para cumplir con los ODS propuestos para el 2030, se requiere aproximadamente a nivel global entre 5 y 7 trillones de dólares anuales, de los cuales se ha determinado que las inversiones públicas no serán suficientes. Debido a esto, Mukhisa Kituyi, Secretario General de la UNCTAD, plantea que se está ante la necesidad de unir esfuerzos para duplicar las inversiones y que las mismas deben ser promovidas para que provengan del sector privado. 2

Por otro lado, el sector privado hoy en día también está anuente de los ODS y es un sector que se ha vuelto más sensible y consciente de los numerosos problemas que existen alrededor del mundo; especialmente en las comunidades en donde de alguna u otra forma tienen relación y/o intervención. Esto trae como resultado que gran porcentaje de dicho sector decida colocar su dinero en proyectos en donde no solo genere una rentabilidad, sino también en donde marque una diferencia importante

Este interés, ya ha sido identificado por los Bancos Multilaterales de Desarrollo como el BID. Es a través de BID Invest, no solo se movilizan las inversiones del sector público, si no que ya cuentan con mecanismos para movilizar inversión del sector privado para enfocarlo a proyectos de desarrollo. Para el año 2018, ya habían logrado movilizar alrededor de 3,000 millones de dólares. 

Con todo esto, probablemente se han estado preguntando, ¿realmente estos proyectos tienen el impacto requerido?

Para esto, entre los años de 2016 y 2018, el BID utilizó el PCR (Project Completion Report), por medio del cual hizo una comparación de su cartera de proyectos en algunos sectores con cofinanciamiento del inversión de sector privado, con otros que no contaban con ese cofinanciamiento. De dicho análisis, los resultados demostraron que los proyectos con cofinanciamiento del sector privado tienden a tener mejores resultados, tal como se ve en la gráfica siguiente.3

En Guatemala, muchos ejecutores de fondos de cooperación internacional están promoviendo la inversión del sector privado para proyectos de desarrollo, manejando sus fondos de inversión (reembolsables o no reembolsables) a acciones que generen impacto con base en los ODS

Un ejemplo de esto es el fondo de inversión de ProCompite, dirigido principalmente a empresas del sector privado agroindustrial, en donde se realiza una inversión conjunta. El socio aporta como mínimo 30% del total del proyecto y se trabaja un contrato en base a resultados para alcanzar un impacto sostenible

Foto ilustrativa dinero

El fondo de ProCompite ha alcanzado importantes resultados para el desarrollo del Altiplano Occidental de la mano de tres socios claves, Semilla Nueva, Alimentos Congelados y ASOBAGRI. Dichas organizaciones trabajan en un modelo de valor compartido, bajo el cual generan impacto a sus beneficiarios y sostenibilidad a largo plazo para sus organizaciones.

El año 2020 fue un año complicado para todos los sectores económicos, el sector agrícola no fue la excepción. Sin embargo, gracias al esfuerzo de los socios y al apoyo del proyecto, se superaron las expectativas y se logró cumplir con los objetivos previstos. El sector privado alcanzó un aporte total de más de Q 8.3 millones, el cual se vio reflejado en infraestructura productiva, empleos, mayores ingresos y más de 2,000 familias de productores de pequeña escala beneficiadas. Entre los principales beneficios de varios de los productores se encuentra: el aumento de ingresos bajo el programa de incentivos forestales del INAB (938 hectáreas), la mejora de la nutrición a través de la producción y consumo de maíz biofortificado e ingresos de más de Q 20 millones por la compra y procesos de valor agregado de productos agrícolas para mercados de exportación. Asimismo, a través del fondo de ProCompite los socios han fortalecido sus modelos de negocios, generando ventas de más de Q 85 millones. Esto ha les permitido crecer el último año y alcanzar la sostenibilidad a largo plazo en Altiplano Occidental.

La inversión y participación del sector privado juega un papel clave para el cumplimiento de los ODS a nivel mundial. Sus conocimientos, experiencia y tecnología de punta, permiten alcanzar un desarrollo de forma acelerada para las comunidades locales y para la organización; bajo un modelo de negocio de valor compartido.

Contenido | Menú | Accesibilidad