GUATEMALA
PROYECTO DE SOLUCIONES INNOVADORAS
PARA CADENAS DE VALOR AGRÍCOLA

Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos – Boletín 49

Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos – Boletín 49 1920 1080 Alberto Ruiz


Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos


Boletín 49

Cada 7 de junio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se encargan de celebrar el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos.

Esta celebración busca “crear conciencia e inspirar acciones para ayudar a prevenir, detectar y gestionar los riesgos transmitidos por los alimentos”. No se trata solamente de la “selección de buenos alimentos”, sino de seleccionar alimentos que garanticen ser inocuos. Una   es fundamental para alcanzar un desarrollo individual y colectivo óptimo. Como resultado de ello, se genera mayor prosperidad económica para las persona.


Pero ¿qué significa la inocuidad de los alimentos?

La inocuidad se puede comprender como las condiciones y medidas a tomar en cuenta durante la producción, almacenamiento, distribución y preparación de los alimentos, además de las buenas prácticas agrícolas con las que se maneja el cultivo. Este conjunto de acciones asegura que los alimentos sean seguros para consumir y no sean transmisores de ninguna enfermedad que pueda afectar la salud del consumidor final.

Garantizar la inocuidad de los alimentos implica a todos los actores de la cadena alimentaria. Todos juegan un rol muy importante para poder mantener la inocuidad intacta, pues de eso dependerá que la persona que utilice los alimentos se sienta segura de su procedencia y manejo.


¿Por qué es importante mantener una inocuidad en los alimentos?

La seguridad alimentaria es una de las grandes preocupaciones a nivel mundial, ya que un gran porcentaje de la población todavía no tiene acceso a alimentos seguros y nutritivos en cantidades suficientes para sobrevivir.

De acuerdo con la ONU, anualmente se tienen más de 600 millones de casos de enfermedades transmitidas por alimentos. Esto implica una gran cantidad de alimentos no inocuos que se encuentran amenazando de forma directa la salud humana y por consiguiente, las economías.

Debido a su nivel de importancia para mantener la salud general, se busca crear mayor conciencia en las medidas tomadas por los países, sector privado, sociedad civil y público en general para el manejo correcto de los alimentos. 


Implicaciones de la Inocuidad de Alimentos a Nivel Comercial

En el primer trimestre de 2021, Guatemala incrementó en 12,9 % sus ingresos por exportaciones al mercado internacional, en relación al año pasado.

De acuerdo con el Banco de Guatemala, entre enero y marzo pasado, el país recibió 3.438,3 millones de dólares en divisas por la venta de sus productos al exterior. Esto le representó 392,9 millones de dólares más que los 3.045,4 millones del primer trimestre de 2020.

Los cinco productos que generaron más ingresos en el primer trimestre de este año fueron el cardamomo, con 383,3 millones de dólares, seguido de los artículos de vestuario (348,8 millones), el azúcar (231,2 millones), banano (219,7 millones) y el café (201,6 millones de dólares).

Cuatro de los cinco principales productos de exportación son de origen agrícola. Esto deja muy claro que Guatemala es un país dedicado a la agricultura y que depende en gran manera del comercio de alimentos a mercados internacionales.  Sin embargo, durante años las exportaciones agrícolas de Guatemala también se han visto afectadas por incumplimiento de estándares de calidad de los productos. La falta de inocuidad de los alimentos por a un mal manejo en campo y manejo post cosecha, han generado un panorama comercial complicado para algunas empresas del sector para acceder a mercados diferenciados.


Entonces ¿Qué se puede hacer para poder cumplir con los requisitos de inocuidad?

Una de las primeras cosas que se deben tomar en cuenta son todos los requisitos necesarios por parte del país al que queremos exportar nuestro producto. Para esto, pueden acercarse a asesores profesionales o entidades como la Asociación de Exportadores de Guatemala. Asimismo, hay mucha información en internet donde pueden encontrar información útil para conocer los requisitos de cada país; como puede ser el Centro de Promoción de Importaciones en Europa o el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Dependiendo de los mercados, uno de los requisitos más comunes serán las certificaciones de inocuidad, las cuales pueden ser de enorme beneficio para acceder a mercados competitivos. Pero ¿qué son las certificaciones de inocuidad?, ¿cómo nos benefician?, ¿a cuáles podemos acceder?

La inocuidad alimentaria es la garantía de que un producto no es dañino para el consumidor al momento de prepararlo o ingerirlo. La inocuidad es uno de los cuatro grupos básicos de características que junto a las nutricionales, organolépticas y comerciales, componen la calidad de los alimentos.

Debido a que los alimentos son una fuente principal de exposición a agentes patógenos químicos o biológicos, pueden llegar a contaminarse a niveles inadmisibles que pueden conllevar un riesgo para la salud del consumidor.

Por lo tanto, las certificaciones de inocuidad son el cumplimiento de un conjunto de normas que garantizan la inocuidad de los alimentos para los consumidores.

Sin embargo, es importante saber identificar qué certificaciones disponibles hay y cuáles son las adecuadas, según las necesidades de la organización.

Entre los niveles de implementación hay sistemas basados en el cumplimiento de BPM (Buenas Prácticas de Manufactura), los cuales son un requisito primordial. A un nivel más avanzado en temas de inocuidad, se podrían implementar sistemas de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control – HACCP, que conllevan un mayor seguimiento y control de cada uno de los procesos hasta contar con el producto final.

Entre los principales beneficios de una certificación de inocuidad alimentaria se encuentran las siguientes:

Gestión eficaz de riesgos de seguridad alimentaria.

La implantación crea un entorno capaz de producir productos seguros y un sistema de gestión para supervisar, gestionar, validar y mejorar continuamente el sistema.

Conservación de clientes.

Muchas empresas solicitan a sus proveedores esta certificación. El estar certificado ayuda a mantener a clientes anteriores y a conseguir nuevos por tener una mayor competitividad con respecto a la competencia.

Incrementar el alcance de mercado.

Accediendo a clientes internacionales, asegurando los productos seguros.

Otras ventajas que tiene la implantación de un sistema de gestión son:

capacitación de los miembros de la organización, planificación de auditorías, gestión y evaluación de proveedores, mejora continua y calidad de los productos.

Entre algunas de las certificaciones reconocidas por el Global Food Safety Iniciative (GFSI) se encuentran Primus GFS, GLOBAL GAP o ISO 22,000. Sin embargo, es importante asesorarse para saber cuál de las muchas certificaciones disponibles en el mercado es la que le conviene a la organización. Todo depende del presupuesto, infraestructura, clientes y productos que se manejen.

Fuentes

Certificaciones de sistemas para la seguridad alimentaria, Global STD, recuperado de:
https://www.globalstd.com/blog/certificaciones-de-sistemas-para-la-seguridad-alimentaria-cual-es-la-adecuada-para-mi-organizacion/

Exportaciones de Guatemala de los 25 principales productos de enero a marzo 2021, Banco de Guatemala, recuperado de: https://www.banguat.gob.gt/page/cuadro-1-1

La importancia de la inocuidad alimentaria, recuperado de:
https://www.isotools.org/2018/01/16/la-importancia-la-inocuidad-alimentaria/

Contenido | Menú | Accesibilidad